Familia

Familia (2)

La Fundación ESSER es una organización sin animo de lucro cuyo fin no es la persecución de un beneficio económico. Perseguimos una finalidad social, altruista, humanitaria y comunitaria. Nuestro comienzo fue abonado en un terreno en el Municipio de Chía, en la zona de Fagua y Tíquiza entrando a una comunidad ávida de amor y atención de manera integral. Poco a poco se fueron abonando terrenos en los corazones de los niños los cuáles con la ayuda del voluntariado de la Fundación han estado dando un gran fruto. También estamos viendo padres qué empiezan a pensar de manera diferente con respecto al cuidado, al respeto y a la educación en la familia.

 

La Fundación ESSER es una entidad fundamentada en el amor. Quienes sirven en ella lo hacen con pasión, dedicación y alegría al ver el cambio en el rostro de los niños al recibir un abrazo que en muchas ocasiones no han recibido en su hogar.

 

Entendemos que para transformar las generaciones se debe comenzar por el corazón de cada niño, el cual en su gran mayoría ha carecido de una palabra de afirmación, de aceptación y de valor. Cada niño es un tesoro, que cuando se tiene la oportunidad de enseñarles, se descubre que son inteligentes, que tienen talentos y que son factores de cambio para su familia y comunidad. Al impulsarlos, potencializarlos y desarrollar su liderazgo desde su corta edad, han comenzado a impactar a quienes los rodean, a pensar y a actuar de manera tan especial, tan única y tan valiosa que para su familia y sociedad ya no son un problema sino una solución. Son niños que dejan entrar el futuro a su vida, niños que quieren ser restaurados en sus emociones para influenciar a otros, y niños que hoy reciben esa semilla para mañana dar fruto. Están aprendiendo a recibir un té quiero, un respeto por sus decisiones, un deseo de crecer, madurar y ver el mundo con una perspectiva de salir adelante con metas y objetivos trazados para llegar a dar un gran testimonio de lo que Dios hace en sus vidas.

Wednesday, 06 May 2020 20:37

Más allá de la pandemia

Written by

Las primeras memorias que tenía de niña acerca de la muerte eran aterradoras, la veía como algo oscuro y terrible, y cuando recibía noticias del fallecimiento de alguien pensaba siempre que era uno de mis abuelos, o de los más grandes de la familia, asociaba que esto les ocurría a los viejitos, a las personas mayores, pero nunca a un niño o un adolescente.