Apoyamos a nuestros jóvenes para que usen sus talentos al servicio de la sociedad. Cada uno de ellos vive distintas realidades, enfrentan día a día nuevo retos y descubren con el paso del tiempo sus dones. Algunos jóvenes son presa fácil de adicciones y abuso, por esto desde la fundación ESSER creamos nuevos espacios que les permitan seguir creciendo en un ambiente seguro, aquí se vale soñar, emprender, divertirse y disfrutar esta etapa maravillosa.

Actualmente acompañamos a más de 175 niños y jóvenes en el proyecto crecimiento espiritual y formación de carácter en los colegios del municipio.